Carlos Izaguirre

ENCE ENERGÍA

    España es el segundo país de Europa en superficie agrícola y el tercero en superficie forestal, esto hace que España sea uno de los países más atractivos para la generación de energía con biomasa. Además, la generación de esta energía limpia ayuda a mitigar los riesgos medioambientales derivados de la quema incontrolada o el abandono de la biomasa en campo.

    Una adecuada estrategia de diversificación permite incorporar nuevas biomasas de forma eficiente en el portafolio de biomasa para consumo, aumentando de forma continua el mercado objetivo de captación. En el caso de Ence, se ha seguido una estrategia de diversificación en biomasas, potenciando los mercados agrícolas e incorporando nuevos productos no aprovechados por otras industrias, siendo para ello necesario la evolución de las operaciones de aprovechamiento y logística. Todo ello ha sido posible gracias a la tecnología multi-producto de nuestras calderas de biomasa; por un lado la evolución de calderas históricamente centradas en biomasa forestal, pero también la creación de nuevas calderas puestas en operación recientemente que tienen flexibilidad en el consumo de diferentes tipos de biomasa.