Mary Flor Cesare

UNIVERSIDAD NACIONAL AGRARIA LA MOLINA. Perú.

    Con la incorporación del Tratado de Libre Comercio (TLC) en el Perú, la demanda de diferentes cultivos se han incrementado como: vid, banano orgánico y plátanos para la producción de chifles (por Estados Unidos), así como el alto consumo de arroz por la población, los cuales están generando gran cantidad de biomasa residual agrícola y en el procesamiento de estos, que muchas veces son abandonados en los campos o quemados, constituyendo una gran oportunidad para la generación de energía por su alto contenido lignocelulósico y de carbohidratos. Por ello, es importante realizar su caracterización fisicoquímica para sus posibles usos energéticos, lo cual permitirá mitigar los efectos del cambio climático dado que para el año 2030 el Perú deberá incorporar hasta un 15% de recursos energéticos renovables no convencionales en su matriz energética y cumplir con sus compromisos nacionales e internacionales. En ese sentido, el objetivo de este trabajo es determinar el potencial uso energético de esta biomasa residual disponible, provenientes de cultivos como el plátano que genera aproximada el 60% de residuos, el arroz, 35% y la vid, el 20% respectivamente. Concluyendo que esta biomasa disponible tiene un alto potencial para producir energía térmica y eléctrica, así como bioetanol (plátano) para las zonas productoras locales.